Involucrando al cuerpo diplomático y a la comunidad de donantes

Además de movilizar a la sociedad civil local e internacional, quienes lideran procesos de reforma jurídica deben considerar las ventajas de buscar el apoyo en la comunidad diplomática y de donantes. Si bien los diplomáticos deben representar los intereses de sus propios Estados y tienen limitaciones para involucrarse en las reformas legales de ciertos países, podrían estar dispuestos a hacer uso de sus contactos formales e informales en otros gobiernos, participar en foros intergubernamentales para desincentivar la aprobación de leyes que vulneren a la sociedad civil, y fomentar la aplicación de reformas positivas en los entornos jurídicos.